3 de enero de 2010

El inicio del primero del año

Una húmeda y llorosa soledad



A mis padres



Como una pintura lavada en una pared

así fue tu soledad.

Como el trinar de un pájaro en la inmensidad del bosque,

como los fríos pies de una mujer bonita,

como la lluvia cayendo sobre la calle.



Desde el vientre de tu madre,

una soledad que colgaba de un trapecio sin trapecista,

una soledad pegada a la piel con el sudor del medio día,

una soledad arrullada por las nostalgias,

se pegó a tus ojos.

2 comentarios:

Old_Fashioned_Lover_Boy dijo...

No llego a conectar conla emosión pero creo se debe a que la dedicatoria alcanza un eslabón mas arriba de lo que quieira entender, es la conexion que tienes con tus padres, quizá vedada para ajenas miradas como la mia.

No dejo de valorarlo, es un muy bonito texto, quizá alguna vez lo logre entender.

Saludos.

Joni Charles Machete dijo...

Y llamóse Poesía Concreta, y tan fugaz y cortante fue que, como al cuchillo se le embarra la mantequilla, a quien escribe le quedó húmeda la ropa por aquella lluvia cayendo sobre la calle.