31 de diciembre de 2013

Un grito de Abril



Grito.
Grito fuerte, nadie escucha.
Un grito en silencio, un grito pidiendo auxilio.
Me ahogo.
En mi garganta se queda atascado 
el odio que quiero liberar,
el odio que deseo no te toque.
El odio que me hace doler la piel
cuando el viento me trae tu olor.
Un odio desconocido habitando en mí.
Con angustia, el odio transformado en amor permanente,
hincha mi corazón de nostalgia.
Me asusta
porque lo quiero lejos de mí,
lejos de mi cuerpo y de mi alma.
lejos de mi cama y de mi baño,
lejos de mi cocina y de mi jardín.
¡Vete!
No quiero seguir ahogándome en este grito de odio y amor,
no quiero vivir asediada por el fantasma que me habita,
no quiero cerrar los ojos y encontrarme en tus ojos fríos e inexpresivos.
Te arranco odio maldito.
Te arranco amor perdido.
Nadie escucha, nadie entiende.
Te digo adiós.

3 comentarios:

Diana Milena Rodríguez. dijo...

Me encantan todas las fotos.... muy bellas!!

Eduardo Eguizábal dijo...

Precioso poema. Espero me perdones la licencia de dejarte unos versos de mi humilde cosecha, y mis disculpas, pues no estoy muy pratizco con las redes. De nuevo te digo que precioso al igual quelas fotos.a

Elis Lopez dijo...

y mi comentario!?