3 de septiembre de 2009

Aún en una especie de sopor nostálgico



El camino de un último recuerdo


En un jardín oscuro, espeso, selvático,
regado por mi nostalgia,
floreció un último recuerdo.

Un último recuerdo.

Tu olor se quedó adherido a mi piel,
mis entrañas se llenaron de la nostalgia de la tarde,
tu boca se hizo boca en la mía,
y,
mis manos alzaron vuelo como las aves en el cielo.

Las caricias se desprendieron del cuerpo,
Los besos se quedaron colgados en las líneas de la noche,
las voces se perdieron en los abismos del silencio,
y,
el arquitecto del horizonte más lejano tenía tu nombre.

Caminé despacio,
conté cada uno de mis pasos,
y,
en el último paso,
en ese último escalón,
en el que el camino encontraba el final,
un último recuerdo se hizo luz.

5 comentarios:

Old_Fashioned_Lover_Boy dijo...

Muy poetico, me traslado ... pero no supe donde comnecé a caminar en mis recuerdos y cuando la luz se tranformo en uno.

Saludos.

Adriana dijo...

Gracias por tu comentario, de igual forma un comentario muy poético... No sabemos realmente en qué momento empezamos a caminar nuestros recuerdos, sólo lo sabemos cuando ya estamos en ese camino... Un abrazo

Joni Charles Machete dijo...

Agradable canción, excepto por la palabra entrañas, que se te está volviendo firma, y el penúltimo verso que, por alguna razón, no me encaja.

...Yo se, yo se, soy un asco.

Old_Fashioned_Lover_Boy dijo...

Hace tiempo que no escribes, deberias volver a ahcerlo...

saludos

Anónimo dijo...

Que hacen esas letras que me transforman, me llenan y me apasionan... quiero que escribas mi nombre, quiero que vuelvas a endulzar la noche triste en que tus palabras me hicieron palpitar.