26 de mayo de 2008

Historias breves de Amor


El vestido que te gustaba


Está arruinado
el vestido rosado,
con el que me caí aquel día,
lleno de polvo y sudor,
descocido y remendado,
su tela casi transparente,
reveló mi desnudez.


Tantos años ha viajado,
sirviendo de pañuelo, cama y mesa,
de abrigo, comida y bebida,
pero,
hoy,
cada costura habla de una historia.

El roto de aquel día,
el día en el que me caí,
ha quedado sin coser.
Pesa en el alma,
no en el cuerpo,
y,
me hace llorar,
me hace entristecer.

He cosido otras historias,
con aliento a dolor,
pero este roto,
no lo puedo coser.
He colgado el vestido que te gustaba
en un ropero y viejo y profundo.
Desde el fondo del ropero,
el vestido rosado,
con el que me caí ese día,
me decía:
Tengo una tristeza corazonuda.
Tengo una tristeza almática.

2 comentarios:

Jorge Arce dijo...

!Es un placer volver a leerte!. No se por que la distancia. !Un abrazo muy grande!

Diana Milena dijo...

Muy bello, el escrito y la fotografía...